Utilizamos Cookies de Google AdSense, las cuales te muestran publicidad relacionada con tus preferencias y las de Google Analytics, para recoger Estadísticas y Compartimos estos Datos con Google. Aceptas esto si continúas navegando por nuestra web. OK | +INFO

Judith Bécker

Apodada como La Comecocos por los Vecinos, la Guarrilla Pelirroja por parte de Antonio Recio, La Bichopalo por parte de Fermín y La Cuchufleta en cuanto se relacionó sentimentalmente con Enrique Pastor, Judith es una Psicóloga que ejercía en su propio hogar y de forma ilegal.

Aún así, ha tratado con gente importante como el padre del alcalde procesado por corrupción, aunque murió poco después mientras se casaba con Violeta, hermana de Antonio, cuando estos montaron un casino. El pobre era ludópata, y a un casino en el rellano no pudo resistir…

La encanta salir de fiesta con sus amigas, la vida social y el trabajo… Bueno, el trabajo hasta cierto punto, y si la da dinero. Odia La presidencia de Montepinar y cualquier otro cargo político o de semejante responsabilidad, y no soporta tener que aguantar a los vecinos del alocado edificio Montepinar.

Judith es una mujer segura de sí misma, o al menos eso quiere creer, porque ya no entiende nada. Se instaló en Mirador de Montepinar para dar estabilidad a su vida y los vecinos han conseguido trastornarla un poco más. ¡Y eso que ya estaba acostumbrada a tratar con locos!… Bueno, es psicóloga, no ha tenido a pacientes de gravedad alta, pero alguno que otro…

Por si fuera poco, su familia no la respeta, estuvo casada con un hombre que podría ser su padre y tiene un niño de este que en principio no quería… Sin duda, es un caso como para perder la cabeza, pero sigue cuerda, un poco alocada como los demás vecinos, pero comparada con Violeta… No hay color.

La Psicóloga conoció en Chicago (USA) a Trevor, un novio del que se colgó tanto, que acabó arruinando la casi Boda que tuvo, pero con otro hombre, con Gabi, un multimillonario al que Judith rechazó para estar con Trevor, pero la mujer de este, con quien Trevor tenía ya un bebé, llega para reconciliarse con el mismo y Judith vuelve a quedar sola…

Tras un paseo por Ibiza no tarda en dar vuelcos y encontrar un nuevo amor, que a saber si llegará a buen Puerto, pero al no tener que lidiar con los Vecinos de Montepinar, quizá esos nuevos aires le traigan algo bueno… O no.

No, gracias, son 60 euros.

Eso cobra por Consulta, vaya robo.

Es que yo no trabajo… Sin cita previa…

Ah, pero… ¿Alguien pide Cita?

Estás muy [email protected] en la vida.

Pacientes en General, Vecinos en Particular.

A ver, escúchame, universo, ¡Escúchame bien, que luego no te enteras!

Pues se ve que sigue sin escuchar…

Todos los vecinos me tratáis como al conserje…

Ha cambiado la cosa, porque se ha ido.

Comparte esto en Redes Sociales