Utilizamos Cookies de Publicidad, las cuales te muestran publicidad relacionada con tus preferencias y Compartimos estos Datos con Google y Automattic. Aceptas esto si continúas navegando por nuestra web.OK | +INFO

Bruno Quiroga

Personaje interpretado por Luis Merlo

Incontables éxitos, numerosos reconocimientos y la armonía sentimental con su pareja han jalonado durante años la vida personal y profesional de Bruno Quiroga, un brillante concertista de piano que se enfrentó al mayor revés de su vida cuando Gloria, su esposa, decidió poner fin a su matrimonio.

Tras su separación, el consumado pianista, profundamente deprimido, acudió a la consulta de la reputada psicóloga Judith Bécker en busca de ayuda. Compartir con alguien sus principales inquietudes y encontrar las claves para retomar las riendas de su vida fueron los principales motivos que llevaron al músico a recalar en Mirador de Montepinar.

Sumamente inseguro, neurótico e inestable, Bruno acude con frecuencia a terapia. Empezó con Judith, hacia la que desarrollaba un claro síndrome de dependencia. La enfermiza y persistente búsqueda de atención de su paciente creó un problema añadido a la terapeuta que, una vez más, se situó en el punto de mira de los comentarios de los habitantes del complejo residencial.

Sin consultarle nada, Bruno adquirió el 1ºB de Montepinar. Cuando Judith abandonó el Edificio, Bruno se quedó sin terapeuta. El mayor revés no tardaría en llegar: Su ex ha tenido varios ligues mientras él sigue a la espera. Por si fuera poco, en pleno manejo del nuevo rumbo de su vida, la Presidencia de la Comunidad Montepinar cae en sus manos.

Incapaz de aguantar los quehaceres de su cargo, el Pianista se ve obligado a coger la baja y retirarse a su vez de su profesión. Cuando parece que su vida mejora, Agustín llegó para interponerse. Este paciente, con trastorno de personalidad múltiple, se instala en Montepinar para estar cerca de Bruno.

Para intentar avanzar en su vida decide mudarse al Bajo B con Enrique Pastor, al que considera una persona cuerda dentro de la locura que supone vivir en una Comunidad como la existente en Mirador de Montepinar.

Algunos vecinos, como Fermín o Vicente, confunden su apellido con «Quijorna», en lugar de «Quiroga».

Frases Míticas de Bruno

«¡Judiiiith!»

«¡Lexatín, Lexatín, Lexatín!»

(Timbre) «¡Síí! Osea… ¿Sí?»

«¡Jódete, Gloria!»

PUBLICIDAD


Comentar

El Comentario será enviado para su moderación, por lo que puede tardar en aparecer publicado. No es necesario que introduzcas tu Nombre para comentar.