Utilizamos Cookies de Google AdSense, las cuales te muestran publicidad relacionada con tus preferencias y las de Google Analytics, para recoger Estadísticas y Compartimos estos Datos con Google. Aceptas esto si continúas navegando por nuestra web. OK | +INFO

Review Capítulo 10×09 de LQSA: ‘Un Chupito Castrador, Un Mozo Leal y Sumiso y Dos Estrategas del Amor’ Análisis Detallado con Gazapos, Curiosidades y Álbum de Fotos

Os traemos esta Semana la Review del Noveno Capítulo de la Décima Temporada de La Que Se Avecina. Analizamos A Continuación el Episodio A Fondo en un Nuevo Formato que Incluye Gazapos y Curiosidades, y donde podrás Encontrar los Pantallazos que hemos ido Capturando del Episodio, todos los cuales te dejamos en nuestro Álbum de Facebook, sumado a algunos de los Momentazos que Twitteamos durante la Emisión.

El Episodio comienza a primera hora de una mañana del año en casa de Menchu, que baja de la planta superior de su ático y se encuentra a su novio Fermín en el sofá viendo la tele. Este pregunta a dónde va tan guapa la Tanqueta, pero no va a ningún lado, está arreglada para estar por casa, no como el Espetero. Menchu le emplaza a que encuentre un trabajo y que no se quede parado como Fidel, su exmarido, y mientras tanto, le deja la lista de la compra y el carrito para que se vaya a diferentes supermercados… Pero el magnate de las sardinas no reconoce bien la letra de su novia.

Fermín necesita encontrar trabajo y recurre al presidente, para negociar su contrato como conserje. A pesar de la insistencia del espetero, Bruno no le quiere ni en pintura, y ya está entrevistando a candidatos a conserje. Fermín vuelve a estar en el paro.

Tras la introducción con la voz en off de Javi diciendo ‘La Que Se Avecina’, pasamos al primero C. Alba llega a casa y se encuentra con su padre, deprimido por la ausencia de su mujer y sin ganas de vivir. Esta le trae una ‘Sorpresiti’: hace una videollamada por Skype con Berta, pero le deja peor de lo que estaba porque no parece que la devota esposa esté pasándolo bien en África.

Cuando el mayorista se levanta de la cama se topa con una nevera vacía y se apalanca en el sofá. Su hija trata de animarle para que reflote Mariscos Recio, y consigue que se vuelque en la empresa que fundó de la nada contratando a un nuevo ayudante, a ser posible español. Alba le cuenta sus problemas con Enrique pero Recio se cierra en banda: No le interesa, tiene un Imperio que reflotar.

En el Ático B, Fermín llega con el carrito de la compra para desayunar en casa de su hija, con la negativa de Javi. El devenir de la conversación les lleva a hablar de Vicente, a quien Javi acude a ver, topándose con que su ‘Folla-amiga’ le abre la puerta y que su padre ha montado una bacanal en casa, estando más feliz que nunca y puliéndose la pensión y la hipoteca inversa.

En Villa Borderline, Amador se encuentra molesto porque Yoli entre en casa para estar con Teodoro y no acepta la relación que ambos mantienen, y le exige a su hermano que estén un día juntos sin novias de por medio, para tener más tiempo con su hermano. Le han arruinado el desayuno.

En el Rinconciti de Alba, los leones llegan y se enfrentan a los cambios que ha sufrido el tradicional bar. Vicente y Fermín se ven obligados a prescindir de la tradicional cerveza (Caña aquí), eso sí, sorprende que en el Rinconciti parece haber otros clientes, algo nada habitual en el Max & Henry. Además, las camareras se interesan por la vida de los vecinos, por cotilleo, más que nada.

En el jardín del bajo A, Alba le cuenta sus problemas con Enrique a la Chupi Pandi, y aunque estas se encuentran hartas de escuchar los problemas de Alba, los cupcakes de la misma animan a seguir aguantando a la joven. Deciden salir de marcha por la noche y doña Fina, que estaba escuchando agazapada, quiere apuntarse pero obtiene una clara negativa del grupito de amiguis.

En el Bajo B, Coque está planchando su ropa y la de Enrique pero este quiere echarle de su casa para estar a solas con Alba, ahora que la relación entre ambos está cuajando. Va a llevarla a ver un ballet, ‘El lago de los Cisnes’, pero ella ya tiene planes con las chicas, posiciona a la amistad por encima del amor con Henry, así que Enrique también decide salir de marcha con Coque.

En el Primero B, Bruno entrevista a candidatos al puesto de conserje, empezando por Sebastian Borrego Carrión. Lleva años en paro y su madre está enferma, o eso dice él… Esa aparente excusa ya la usó hace 4 años ante Judith para evitar ser despedido de su anterior trabajo en una empresa, pero no consiguió evitar las colas del paro. Parece que tiene problemas de salud, por lo que todo esto causa que el presidente le descarte para el puesto.

Por su parte, Fermín sale del bar para hacer la compra de Menchu intentando descifrar la letra de la Tanqueta cuando se topa con que Antonio busca a un mozo ‘Sumiso y legal’ para que madrugue, trabaje mucho y se vea explotado. Fermín se interesa por el trabajo, que será en B y sin que Recio le de de alta en la seguridad social. Eso sí, el dinero es lo primero, y un trabajo es un trabajo.

Entre reparto y reparto, Fermín le cuenta sus historias como espetero al Recio, algo que no interesa al mayorista. Esta conversación nos permite conocer algo más sobre el pasado de Fermín y su familia, y el por qué de su ya mítico ‘Algo hay, llámalo Dios, llámalo energía…’

Llega el momento de enfrentarse a las entregas de marisco y el espetero no empieza con buen pie, desde pedidos erróneos hasta robos de cajas de marisco por parte de unos indigentes y tropiezos con un taxista. El balance es negativo, claramente.

En Villa Borderline, Teodoro habla con Yoli sobre la posibilidad de que, durante un día, ambos se distancien para que este se centre en Amador. Para que les de un poquito de aire en la relación, Teo le sugiere a su novia que le busque un ligue a Amador para poder estar tranquilos, y tiene a la candidata perfecta, Sandra.

En el Ático B, Javi y Lola hablan sobre la posibilidad de incapacitar a Vicente, y contratan al abogado más barato que han podido encontrar: José Ignacio, un patoso que no se centra en la vida y que lleva 3 años sin ganar un caso judicial. El abogado les sugiere contratar a un psicólogo que avale que Vicente no se encuentra en pleno uso de sus facultades mentales, y contratar a un detective que corrobore la historia para el juicio.

Por la noche, en Villa Borderline, Teodoro y Amador se encuentran jugando a la Play al Zombie Warrior 4. Teodoro le habla de Sandra, la amiga de Yoli y de que vayan a cenar a la noche siguiente para que la conozca. Amador no cede hasta ver una foto de la candidata. El devenir de la conversación destapa que Teodoro mantiene relaciones sexuales con Yoli sin protección, con el riesgo de que esta se quede embarazada.

En el Rinconciti de julandrones, Amador llega para tratar ese tema. Fermín y Vicente están allí, aunque el espetero sigue sin acostumbrarse a no estar del lado de la barra. Nuevamente parece haber otros clientes en el bar de Alba, lo mismo funciona y todo. Vicente le sugiere a Amador que pare a Teodoro con las pastillas que Justi le dio a este para hormonarle, el Acetato de Ciproterona.

Bruno entrevista a la segunda candidata al puesto de conserje, Nerea Blanco Martinez, licenciada en Ciencias Políticas con 23 años de edad que aspira a ser ‘Conserja’ y que no tiene experiencia porque siempre se contrata a quienes tienen experiencia. Aquejada de las diferencias entre hombres y mujeres y la escasa igualdad en este mundo, decide no interesarse en el puesto de trabajo… ¿Para qué ha ido entonces?

En el Ático A, el espetero llega tras una dura jornada de trabajo y se encuentra con Brócoli para cenar, qué deprimente. Al encontrarse Menchu con que no hizo la compra que le había pedido, Fermín le dice que el dinero se lo dio al Rancio porque le robaron unas cajas de marisco y el Recio se las ha cobrado a él, es el único al que trabajar le cuesta dinero. Su premio tras un día nefasto será dormir en el sofá.

De fiesta en un local, las chicas se toman una copa excepto Alba, que decide irse pronto a casa. Ya en la barra con unos chupitos, un calvo entra a ligar con Maite pero se topa con su negativa: Los calvos sólo a partir de la cuarta copa… Cuando esté borracha perdida, vaya.

En el Bajo A, Enrique se encuentra en la caseta con Coque haciendo tiempo para llegar tarde. Tras ver llegar a Alba, toma un poco de alcohol y se lo echa por el cuello para que huela y parezca que ha estado toda la noche de borrachera.

A las cinco de la mañana, Recio se levanta y llama a Fermín para que acusa a trabajar por él… Yoli también se ha despertado con la llamada, y Recio ya se ha desvelado, así que se hace una pajilla relajante pensando en las vecinas… ¡Vaya con el mayorista, con el género a la vista!

A las 05:46 AM, Enrique llega a casa y se topa con Alba, que estaba despierta esperándole. El olor a alcohol en el Concejal es más que evidente, y ambos proceden a intentar dormir a casi la hora de levantarse.

Por la mañana, Lola y Javi esperan al psicólogo recomendado por Enrique para inhabilitar a Vicente: Se trata del pequeño Cecilio, en este capítulo estamos de regresos. Con una argucia atraen la atención de Vicente para que se someta a un test psicológico, pero el hombre cojín se encuentra perfectamente y Cecilio no lo va a inhabilitar porque tenga un pie en la tumba y quiera vivir la vida que le queda, es más, quiere ser como él de viejito.

Cecilio les cobra por todo 80 euros y otros 60 por el desplazamiento, 140 euros que Javi y Lola acaban de tirar a la basura. Javi tiene un problema para lidiar con este tipo de momentos debido a un trauma que tiene oculto y que poco a poco empieza a salir.

En el médico, Amador se ha rapado una parte de su pelo para conseguir el Acetato de Ciproterona, pero no ha colado. El médico no es tonto, un médico que trata la calvicie pero que es calvo… Tiene un problema de marketing. En un despiste del médico consigue una receta, y el resto ya lo rellena él: Ya tiene lo que quería, y se despide del médico al grito de ‘Cabeza huevo’… Pobre médico, tener que lidiar con Amador…

En su segunda jornada, el espetero habla con Recio sobre su relación con Menchu, algo que parece interesar esta vez al mayorista, que se abre a hablar sobre sus problemas con Berta. La conversación acaba en que ambos afiancen su amistad jefe-empleado acudiendo a una discoteca para desfogarse.

De nuevo con Bruno, llega el tercer candidato a conserje, José Antonio Heredia. Otro viejo conocido, tenía el Gusano Loco en las atracciones de las ferias. En 2011, Enrique le cerró la atracción, y parece que una gorda se le mató, lo que le ha dado problemas al humilde comerciante.

El gitano enseguida se da cuenta que Bruno es rico, pero parece que no da el perfil para ser el conserje. Cuando acusa al pianista de discriminarle por ser gitano, este dice que no se había dado ni cuenta en un tono con una ironía tremenda, y tacha el nombre de este candidato de la lista.

En el jardín del Bajo A, Alba le cuenta a sus amiguis lo tarde que llegó Enrique, y Nines le sugiere a Alba que salga con Psicotrópica en Mayúscula… Osea, sus amiguis transexuales. Maite ha estado muy callada porque está de resacón, bebió mucho anoche y está vomitando lo tragado.

En el Ático A, madre e hija ven la televisión juntas y comentan el reality que están viendo cuando llega Fermín del trabajo, oliendo a pescado… Bueno, oliendo ‘A mar’. El espetero no llevará a Menchu al cine por el día del espectador, debido a que se irá con su jefe de copas.

En el Segundo A, tequilas listos y con Acetato de Ciproterona en el vaso, Amador le ofrece la cupichuela a su hermano. Con una gorra en la cabeza para tapar que se ha rapado y fingiendo llevarla por el estilo rapero moderno, Amador lidia con la negativa de Yoli y Teodoro, que ni se imaginan lo que prepara el Borderline.

A hurtadillas, agazapados, Javi y Lola graban a su padre Vicente y su ‘Folla-amiga’ mientras despilfarran la herencia de este. Caída la noche le entregan el material grabado al abogado, que confunde los casos… Este juicio está perdidísimo, a escasas horas de la vista previa en los Juzgados.

En el Bajo A, Coque está preparando la cena y Enrique planea volver a fingir que se va de fiesta y estar con Coque en la caseta para hacer tiempo, pero este no quiere, porque se siente invadido en la caseta de la que tiene el usufructo. Enrique se quedará en el coche para hacer tiempo, y Alba también va a salir… ¿O no?

Nuevamente con Bruno, esta vez entrevista al cuarto candidato a conserje, Francisco Chaparro Morales… Obrero de profesión, tuvo que dejarlo porque se enamoró de Manolo, su compañero escayolista casado que no consiguió que dejase a su parienta.

Se trata del peón de la construcción que pudimos ver en el 6×02 instalando el Gas y en el 7×03 reformando el Bajo A, seguimos con los reencuentros que nos están permitiendo saber qué fue de esos personajes esporádicos de la serie. Tras tratar de pasar a mayores con Bruno al pensar que es gay, este le descarta como conserje.

En el Ático B, Vicente llega porque se ha enterado de que su hijo le ha denunciado por despilfarrar la que será su herencia, aunque está en todo su derecho y está más cuerdo que nunca. El padre de Javi está enfadado y ya no quiere saber nada de su hijo. Javi se ha equivocado con sus decisiones.

De noche, en el restaurante, Yoli, Teodoro y Amador llegan y se reúnen en la mesa con Sandra, la amiga de Yoli que resulta ser jefa de diseño en el Zara, la empresa de Amancio Ortega. Nada más sentarse se destapa que Amador se ha rapado una parte del pelo, poniendo Teodoro como excusa que fue un monje franciscano.

Sandra le robó el proyecto de fin de carrera a Yoli, y por eso no se llevan muy bien. Teodoro comienza a tener los primeros síntomas por el Acetato de Ciproterona, y se va con Yoli, dejando solo a Amador con Sandra, que besa a Amador.

En la caseta del Bajo B, Alba entra y se encuentra con Coque viendo en su portátil una película. Este se ve obligado a contarle toda la verdad a Alba, y se destapa que ambos estaban mintiéndose entre sí para darse celos, así que Alba acude al Garaje y se topa con Enrique en el coche, dormido.

Tras aclarar la situación y besarse, doña Fina llega y les pilla in fraganti, con una bolsa en la cabeza a las 2 de la mañana y rayando coches… Empezando por el de Enrique. Hala, otro parte, vaya Señora, no se corta con nada.

En la discoteca, Fermín se topa con Raluka y Recio liga con la amiga de esta, Daisy… Ya ha ligado. Al llegar a casa, Fermín se tira a Raluka y Antonio hace lo suyo con Daisy, pero se le cae encima el crucifijo… Dios vuelve a enviarle una señal, está haciendo las cosas mal.

Tras una intensa velada, Amador se lleva a su casa a Sandra y se acuestan en una noche fugaz mientras Yoli y Teodoro escuchan los gritos. A la mañana siguiente, Teodoro despierta a Yoli tras darse cuenta de que le sale leche de las tetas… Ella quiere llevarle al médico pero Amador va con ellos, él sabe lo que pasa y no se puede permitir que se destape ya todo el asunto.

Por la mañana, Recio se despierta y se encuentra con Daisy aún presente en su casa. Fermín se ha tirado a Raluka y esta amenaza con contarle todo a Menchu si no siguen juntos, pero como tienen una relación abierta, Fermín no cede ante el chantaje de Raluka. Este decide irse directamente al trabajo para tener tiempo de inventarse una excusa para Menchu.

Tras ello, Alba llega con su portátil. Tiene por Skype a Berta, que tiene una noticia que darles, pero Recio trata de ocultar a Daisy para que Berta no la vea, ante la negativa de Alba. Berta ha tenido problemas y vuelve a España. Tránsito ha cogido el ébola, la famosa enfermedad que fue polémica hace 2 años, y va a ser repatriada.

En el rellano del Bajo, Bruno se topa con Raluka, a quien conoció como Dumitra, la viuda de Carmelito. Fermín pone la excusa de que es la hermana gemela de Dumitra, pero eso no hay quien se lo crea. Tras ello llega Patricio Requena, interpretado por el gran Carlos Areces. Como conoce al pianista Bruno Quiroga y le gusta la música clásica, el presidente no duda ni un segundo y le contrata: ¡Ya tenemos nuevo conserje! Aunque a ver cuánto dura.

En la vista, la jueza que lleva el caso de la incapacitación de Vicente es su ‘Folla-amiga’, por lo que el caso se da ya por perdido, máxime cuando tienen a un patoso abogado. El alegato es contundente, Vicente está en pleno uso de sus facultades mentales y es su hijo quien debería recapacitar sobre lo que ha hecho.

Javi, arrepentido, decide disculparse con su padre, quien le confiesa que no se ha gastado ni un solo céntimo, que todo lo pagó Manuela, la jueza, que está forrada porque enviudó y recibió la herencia del que fuera su marido. Tras ello, y ante el disgusto que ha recibido por parte de su hijo, Vicente cae al suelo desplomado en pleno ataque de infarto. Llama la atención que José Ignacio se quiera ir como si nada, sin socorrer a Vicente, como si no se estuviera muriendo… Vaya abogado.

En el Ático B, Fermín piensa qué excusa soltarle a Menchu y tras contarle una historia que se inventa sobre la marcha, que ha estado a punto de morir y que tiene un ataque de amnesia de sus acontecimientos recientes, Raluka sale del baño y sorprende al espetero: Ha mentido a Menchu, así que… A la puta calle. Cada vez que aparece Raluka, le descuajeringa la vida al espetero. Tras ello, Fermín recibe la llamada de Lola: Vicente ha sufrido un infarto.

En el hospital, Teodoro es tratado por sus síntomas y el resultado es contundente: Se está hormonando. Amador alega que se trata de un embarazo psicológico pero la historia no se sostiene. Ya en casa, Yoli descubre el Acetato de Ciproterona y Teodoro descubre el percal. Sandra, allí presente, descubre por qué querían que estuviera con Amador y no duda en finalizar la cortísima relación que ha tenido con el Borderline.

En el hospital, Fermín regaña a Javi por haberle provocado un infarto a Vicente, que según indica el médico, se encuentra entre la vida y la muerte y será operado de urgencia… Javi casi se carga a su padre a costa de querer su herencia.

Caída la noche, Alba y Antonio reciben a Berta, que vuelve a España y acompañada de un negro: Kongombo, su novio. Ante la impresión y sorpresa de Alba y Antonio, Berta se ha traído a un ‘Negro’ y se va a quedar viviendo con ella, le guste a ellos o no. Así acaba este intensísimo episodio.

Gazapos: Errores del Episodio

    • Vicente le sugiere a Amador que pare a Teodoro con las pastillas que Justi le dio a este para hormonarle, el Acetato de Ciproterona, y asegura que era Izaskun quien le conseguía a esta las pastillas. Sin embargo, en realidad fue un hermano de Amador que trabaja (O trabajaba) en un psiquiátrico el que consiguió en su día estas pastillas, que Izaskun no sabía ni cómo se escribía el nombre del medicamento con receta.
    • La calva de Amador es evidentemente falsa, y se ha notado demasiado.
    • Se ha comentado que los mandos de la PlayStation de Amador y Teodoro no se iluminan, lo que indica que están apagados. Así es, no los encienden ni juegan realmente a la Play, pero cabe recordar que dichos mandos también funcionan sin iluminarse.

Curiosidades

  • Fermín realiza publicidad subliminal de Vodafone cuando Recio le despierta a las cinco de la mañana… O no, porque dice que como quien llame sea la (Comercial) de Vodafone, la busca y la mata.
  • Sandra, la amiga de Yoli hace publicidad subliminal al Zara cuando dice ser jefa de diseño de dicha empresa.
  • La clave del Wi-Fi de Villa Borderline es ‘slimfilipin’, en minúsculas, tal cual suena.
  • Nuevamente nos muestran el portátil ASUS que rula por todo el edificio. De Lola a que ahora sea de Alba, que lo usa para hablar por Skype (Más publicidad subliminal) con Berta.
  • El Rinconciti de Alba ha aparecido tanto por el día como por la tarde-noche con clientes en el bar. Parece que el negocio sí está funcionando.
  • Yoli llama a todos sus novios con el mismo apelativo cariñoso: ‘Pupu’.
  • A Enrique le gusta escuchar canciones de ‘El Consorcio’.
  • El Cochazo de Enrique tiene como matrícula ‘0839 JTD’. Buscándola en Google podrás encontrar que el Coche cuesta entre 30 y 40.000 eurazos y que Lexus RC 330h Híbrido pertenece a AutoBild, es decir, es un Coche de prueba que no han comprado, está para publicitarlo. Otra publicidad subliminal que nos cuelan por aquí.
  • La sala de los Juzgados, la habitación del hospital… Son decorados del plató que llevan años ahí, siempre son los mismos, no cambian. Llevamos varias temporadas viéndolos.

Click Aquí para Acceder al Álbum de Capturas – Pantallazos del 10×09 en Facebook

La Nota Final: Puntuación del Capítulo

8,6/10.

Comparte esto en Redes Sociales



Comentar

Si no introduces tu nombre, el comentario aparecerá publicado por Anónimo.